La alimentación puede ser una de las razones principales de la caida del cabello, pues a través de los alimentos nuestro organismo absorbe todos los nutrientes para funcionar correctamente a nivel interno y fortalecernos externamente. Nuestro cabello se alimenta gracias a los folículos pilosos y por esta razón es clave llevar una alimentación rica en nutrientes esenciales para fortalecerlo y promover su salud.

¿Comemos peor que antes?

El estrés y la situación inestable que vivimos eleva los niveles de insulina a causa de la generación de cortisoles, que es la hormona anti-estrés. De aquí se deriva una mayor atracción hacia alimentos ricos en azúcar, como los carbohidratos dulces o salados, con un alto índice glicémico (carbohidratos malos). Las crisis nos hace comer mal y nos lleva a ingerir este tipo de alimentos porque cuestan menos que la carne, la verdura o la fruta.
Cuando el cabello se cae excesivamente lo mejor es consultar con el médico para que él determine cuál es la causa de este problema. Sin embargo, sea cual sea la razón de la caída del cabello, los siguientes alimentos son claves para promover su crecimiento, prevenir y tratar la caída y conseguir que se vea suave y sedoso.

Antioxidantes

Las frutas y verduras son las mayores fuentes de antioxidantes naturales que podemos encontrar. Incluirlas frecuentemente en la dieta es clave para fortalecer el cabello y estimular su crecimiento. Se recomienda incrementar el consumo especialmente de aquellas frutas y verduras ricas en vitamina C, tales como la naranja, el limón, el kiwi, el brócoli y la espinaca, ya que éstas son claves en la producción de colágeno, componente del cabello, entre otros tejidos.

Fibra insoluble

La fibra insoluble es un alimento presente en cereales integrales, como por ejemplo: el arroz, trigo, avena, centeno, entre otros. Este alimento está relacionado con la capacidad para resistir a la insulina, que es una hormona que se relaciona con la calvicie masculina. Adicional a esto, los cereales integrales también contienen vitamina B6 y ácido fólico, que contribuyen a la oxigenación de la sangre de los folículos pilosos.

Verduras de hojas verdes

Además de ser ricas en antioxidantes, las verduras de hojas verdes también se caracterizan por su alto contenido en hierro, que es un nutriente clave para fortalecer y estimular el crecimiento del cabello. Por esta razón, se recomienda incluir frecuentemente en la dieta alimentos como acelgas, coles de Bruselas, espinacas, radicheta, rúcula, entre otros.

Zinc

El zinc es un nutriente esencial para las reacciones químicas de diferentes enzimas de nuestro organismo. Entre esto se incluye la producción energética y la formación de proteínas. Una de las fuentes ricas de Zinc es la carne. El zinc también está presente en otros alimentos como el apio, el espárrago, los higos, las patatas y las berenjenas.

Vitaminas del complejo B (B6 y B12)

La vitamina B es necesaria para la producción de hemoglobina, heteroproteína fundamental para la transferencia de oxígeno desde los pulmones hacia a los tejidos del cuerpo, incluyendo el cabello.

Un alto nivel de hemoglobina debe mantenerse siempre en la sangre para prevenir o curar la caída del cabello. La falta de B12 puede provocar sequedad, la aparición de canas o una caída más abundante.

Podemos encontrarlas en el pescado, carne vacuna y porcina, hígado, pollo, soja, huevos, legumbres, frutos secos, cereales integrales (muy importantes en la resistencia de la insulina, hormona relacionada también con la calvicie masculina y es fuente de ácido fólico, que ayuda a oxigenar la sangre de los folículos pilosos), levadura de cerveza (es el nutriente natural que brinda más vitaminas del complejo B, una cantidad considerable de aminoácidos esenciales y otros minerales, el fósforo entre ellos).

Alimentos con biotina y ácido fólico

Estás dos sustancias en conjunto ayudan a equilibrar las actividades metabólicas de los tejidos que tienen células de rápida multiplicación,como ocurre con el cabello, las uñas y la piel. La biotina se puede consumir a través de alimentos como: el hígado, el pan de levadura, los cereales, avellanas, guisantes, salvado de trigo, banana, entre otros. Mientras que el ácido fólico lo podemos consumir a través de cereales, jugo de naranja, nueces, granos enteros, hígado de pollo, ternera, pavo y legumbres como los garbanzos, los frijoles y las judías.

Vitamina A

Esta vitamina es la encargada de evitar y bloquear el secado de las glándulas sebáceas, las cuales tienen la función de ayudar a lubricar el folículo piloso, lo que es clave para reducir la pérdida del cabello. Además, la vitamina A también favorece la oxigenación de las células del folículo, fortaleciendo así el cabello y promoviendo su crecimiento. Esta vitamina la puedes consumir incluyendo en tu dieta alimentos como el hígado, los huevos, verduras en general, leche fortificada, aceites de pescado, de girasol y de oliva.

Agua

Una bebida tan saludable y económica como el agua también es clave para evitar la caida del cabello y mantenelo fuerte. Los expertos recomiendan beber por los menos 8 vasos de agua al día y también recomiendan evitar el consumo excesivo de gaseosas, refrescos, bebidas energizantes y alcohol.