El presente artículo es para brindarles información sobre la milenaria semilla de chia, relegada por mucho tiempo ante los cereales que fueron introducidos durante la conquista española y europea en el continente latinoamericano. El creciente y comprobado descubrimiento de sus indiscutibles bondades ha colocado nuevamente a la chia a la cabeza de los alimentos más completos y con mayores ventajas para la salud en este mundo que busca soluciones atractivas, innovadoras para recuperar la salud de manera progresiva y sana.

¿Qué es la chia?

La chia o Salvia Hispánica, es una planta de las familias de las lamiáceas junto con el lino. Es una planta herbácea anual que puede alcanzar los dos metros de altura. Las hojas miden de 4 a 8 cms. De largo. Las flores son hermafroditas de color violeta, florece entre los meses Julio y Agosto, se cultiva principalmente en países como México, Guatemala y Bolivia aunque actualmente debido a su gran popularidad su cultivo se ha ido extendiendo en Argentina, Chile y Perú.

La planta de chía requiere un clima tropical o subtropical para desarrollarse. Al cabo del verano las flores dan lugar a un fruto en forma de aqueno indehiscente. La semilla es rica en mucílago, fécula y aceite tiene unos 2mm de largo por 1,5 mm de ancho, es ovalada y lustrosa de color pardogrisáceo a marrón oscuro.

Semillas y flor de chia

Historia

En la época precolombina, la chía era uno de los cuatro alimentos básicos de las civilizaciones de América Central (Aztecas y Mayas).

Los mayas hacían ofrendas de estas semillas a los dioses, en agradecimientos por las cosechas. El uso y el cultivo de chía en el valle de México se remontan a unos 3500 años A.C. En el dialecto “náhuatl” , la palabra “chiatic”, significa grasoso o aceitoso. El nombre de Chiapas actual estado del sur de México significa En el río de la chía. Pues en una de las riberas del río Grijalva se cultivaban plantas de chia.

Los aztecas usaban la chía en distintos preparados nutricionales y medicinales, así como en la elaboración de ungüentos cosméticos. Era fuente de energía para largas travesías y alimentos para los guerreros, es por eso conocida como el alimento de las caminatas. Una comida típica llamada “tzoalli” la preparaban con semillas de amaranto y chía tostadas, miel de maguey y harina de maíz.

La harina de chia tostada en la preparación de una popular bebida refrescante, que con variantes persiste hoy en Centroamérica y se denomina “Agua fresca de chía”. Su composición es agua, azúcar, limón y chia.

Historia de la chia

Información Nutricional

Cantidad por 100 gramos – Calorías 486

  • Lípido 31 g
    • Ácido graso saturado 3.3 g
    • Ácido graso poliinsaturado 24 g
    • Ácido graso monoinsaturado 2.3 g
    • Ácido graso trans 0.1 g
  • Colesterol 0 mg
  • Sodio 16 mg
  • Potasio 407 mg
  • Glúcido 42 g
    • Fibra alimentaria 34 g
  • Proteína 17 g
  • Vitamina A 54 IU
  • Vitamina C 1.6 mg
  • Calcio 631 mg
  • Hierro 7.7 mg
  • Cianocobalamina 0 µg
  • Magnesio 335 mg

gel-de-chia

Beneficios de la chía

  • La chia es la mayor fuente vegetal de ácidos grasos Omega-3, lo cual plantea una buena alternativa para reemplazar su consumo en lugares donde no se cuente con pescados azules marinos o simplemente personas que no gustan de comer carne de pescado aprovechando todas sus bondades para el mejoramiento del sistema circulatorio y colesterol.
  • Las semillas contienen antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra muy importantes para reforzar músculos, sistema inmune y gastrointestinal.
  • Es una opción nutritiva para las personas que llevan una dieta vegetariana debido a su alto contenido de proteínas.
  • Las semillas de chia no contienen gluten a diferencia de otros cereales como el trigo, la avena y la cebada, la cual las hace una opción de consumo para las personas con enfermedad celíaca.
  • Por su tamaño pequeño, pueden servirse como complemento a otros alimentos.
  • No tienen un sabor ni olor específico con lo cual se deben mezclar en diversos preparados sin alterar su sabor significativamente.
  • Ayudan a controlar los niveles de colesterol, triglicéridos. Disminuyendo el LDL o “colesterol malo” y aumentando el HDL o “colesterol bueno”, estos beneficios se aprecian tras varios meses de consumo de la semilla, junto con una dieta saludable y ejercicio regular. Además de ser gran ayuda para quienes padecen hipertensión arterial.
  • Al dejar en remojo o cocimiento las semillas de chía, se forma un gel (mucílago) debido a la fibra soluble, así se obtiene una bebida saludable similar a la de la linaza. De la misma manera, este gel se va formando en el estómago e intestino al digerir las semillas. En el estómago, este gel retarda la digestión y absorción de nutrientes. Por otro lado la fibra insoluble, tiene la cualidad de acelerar el proceso digestivo, incrementar el volumen de las heces mejorando la evacuación intestinal.
  • Gracias al tipo de fibra que contiene, produce saciedad por más tiempo lo cual puede ser conveniente en pacientes con exceso de peso. Por otro lado mantener suficiente fibra en la dieta disminuye el riesgo de desarrollar cáncer en especial gástrico e intestinal.
  • El consumo de chia es beneficioso para el paciente diabético ya que retarda la llegada de la glucosa a la sangre y puede disminuir su absorción.

Ventajas de la chia sobre otros alimentos que la convierten en un “súper alimento”

  • 700% más Omega-3 que el salmón del atlántico.
  • 100% más fibra que cualquier cereal en hojas.
  • 800% más fósforo que la leche completa.
  • 1400% más magnesio que el brócoli.
  • 100% más potasio que el plátano.
  • 200% más hierro que la espinaca.
  • 300% más selenio que el lino.
  • Posee más antioxidantes que los arándanos.
  • Aporta todos los aminoácidos esenciales.
  • Es el vegetal con más alto contenido en Omega-3.

¿Cómo consumirlas?

Para consumir las semillas de Chía, se colocan entre dos y cuatro cucharadas de semillas en un vaso con agua, zumo u otra bebida. Se remueven con una cucharilla para que entren en contacto con el líquido y se dejan entre 15 y 30 minutos. Debido a la fibra soluble que contiene la semilla y debido también a su capacidad de absorción de líquido, se formará un gel que se tomará junto con las semillas transcurrido el tiempo de espera. Al mezclarlas con agua, y dejarlas entre 15 o 30 minutos, el vaso parecerá que no contiene semillas con agua, sino una gelatina casi sólida. Esta reacción que genera el gel se debe a la fibra soluble presente en la Chia.

postre con chia

La semilla de Chía también se puede consumir con leche, leches vegetales, yogurt, ensaladas, frutas, salsas, sopas, cremas, verduras, etc. También se puede incorporar, tanto entera como molida, a panes, galletas, barritas energéticas o repostería. No tienen sabor ni olor. Para aprovechar al máximo sus nutrientes es mejor consumirla molida.

Se puede tomar a cualquier hora del día, mejor antes de la comida. Se recomienda un consumo entre 10 y 25 gramos de semillas de chía al día.

Como hemos dicho antes, una de las bebidas que formaban parte de la cultura Azteca y que todavía perdura hoy y se prepara en Centroamérica es el “Agua Fresca de Chía”. Para prepararla, necesitamos una taza de semillas de Chía, 100 ml. de zumo de limón, una taza de azúcar y 2.5 litros de agua.