Según un estudio realizado por el Journal of the America Dietetic Association, 70 por ciento de todos los estudios analizados, observaron un vínculo importante entre los vegetales cruciferos y la protección contra el cáncer. De hecho, este estudio encontró que las personas con una alimentación rica en este tipo de vegetales, tienen un índice de cáncer de próstata más bajo, comparado con aquellas personas que no comen este tipo de alimentos.

Existen varias razones de éste vínculo, pero la más importante, es que los vegetales cruciferos son conocidos por ralentizar y hasta detener el crecimiento de células cancerígenas, especialmente en los senos, útero, pulmones, colon, hígado y el cuello uterino. Los vegetales crucíferos también ayudan a eliminar los carcinógenos y toxinas del cuerpo, además también evitan que las células normales del cuerpo, se conviertan o transformen en células cancerígenas.

Gracias a su gran contenido de antioxidantes, los vegetales cruciferos, también reducen el estrés oxidativo y evita que las células se vean abrumadas de radicales libres, otro gran beneficio para la lista!

¿Cuáles son los Vegetales Cruciferos?

El brócoli es probablemente el más conocido, pero no es el único. De hecho existen muchos vegetales crucíferos para escoger.

Aquí te doy una lista de algunos crucíferos para que comiences a incluirlos a tu alimentación hoy mismo:

  • Rúgula
  • Brócoli rabe
  • Coliflor
  • Coles de Bruselas
  • Col Rizada
  • Berza
  • Repollo
  • Rábano
  • Colinabo
  • Rábano picante
  • Berro
  • Repollo chino
  • Mostaza china
  • Rábano japonés (daikon)

Los vegetales cruciferos, se pueden comer crudos, al vapor, rostizados o hervidos. Aunque para obtener la mayor cantidad de nutrientes lo mejor y más recomendado es comerlos crudos o ligeramente rostizados, cuando aún están crujientes.