Al beber agua a primera hora, justo después de levantarnos de la cama, estamos activando nuestro organismo y además ayudamos a purificar nuestro tracto digestivo, para que éste absorba los nutrientes más fácilmente. También nuestra piel se muestra más saludable.

¿Quién no ha escuchado, al menos una vez, que comenzar el día con un vaso de agua, en ayunas y nada más despertarnos, es la mejor opción que podemos hacer para comenzar nuestro día?

Comenzar el día con un vaso de agua trae grandes beneficios en nuestra salud, y de hecho muchos lo hacemos.

Te mostramos a continuación por qué ésta práctica es tan importante para la salud de nuestro organismo. Ponlo en práctica desde mañana mismo y recomiéndalo a otros que aún empiezan su día sin un refrescante vaso de agua.

Beber agua ayuda a acelerar el metabolismo y en la quema de calorías

Un aspecto importante de comenzar el día al beber agua fresca en la mañana es que una vez que tu cuerpo recibe el líquido, empieza un proceso de adecuar el agua a la temperatura de tu cuerpo, para lo cual tu metabolismo comienza a acelerarse.

Un metabolismo que funciona a la velocidad adecuada es muy es necesario para la quema de calorías. Por el contrario, cuando no tomas suficiente agua, tu metabolismo se desacelera para conservar energía, como preparándose para un caso de deshidratación. Por eso, empieza el día con abundante agua para que tu cuerpo esté a un buen ritmo de trabajo desde primera hora por la mañana.

Reduce la ingesta de calorías para quienes desean perder peso

Cuando bebes un vaso de agua, estás llenando tu estómago de líquido y a la vez dejando menos espacio para la comida. Esto hace que te sientas más saciado y esta técnica funciona no sólo en la mañana, sino a cualquier hora del día.

Para las personas que necesitan perder peso, tomar abundante agua es otro de los grandes métodos para reducir la ingesta calórica, sobretodo en ayunas y antes de las comidas principales.

Elimina las toxinas que tenemos en el organismo

Somos un 80% de agua, por lo que nuestro cuerpo requiere agua constantemente para remover las toxinas que se encuentran en nuestro sistema.

Cuando las personas se encuentran bien hidratadas y por ende, libres de toxinas, la piel adquiere su brillo natural y saludable.

Mejora la función del sistema digestivo

Cuando comenzamos el día al beber agua, ésta ayuda a purificar nuestro tracto digestivo, lo cual se traduce en una mejor absorción de nutrientes. Asimismo, beber abundante agua colabora en el procesamiento de la comida en este sistema, lo cual evita el estreñimiento.