Muchas veces he oído, ye personalmente he repetido “éste no es el trabajo de mi vida, pero es lo que hay”.

Muchas veces nos encontramos encasillados en un trabajo que no nos gusta, que vemos que se nos queda pequeño y por qué no, que no nos hace la mínima ilusión hacer, como al principio era, que nos gustaba lo que hacíamos o que teníamos ganas de comernos el mundo.

Cuando la realidad es otra, cuando no tenes la motivación para continuar o tienes alguno (o casi todos) los siguientes síntomas, es posible que tengas que plantearte seriamente cambiar de trabajo.

10 síntomas de que debes cambiar de trabajo

  1. Miras frecuentemente ofertas de trabajo. Si estás bien en tu trabajo y le ves futuro no mirarías tantas.
  2. Vas a trabajar sin ganas. Pasas muchas horas en él, si vas sin ganas es el momento de cambiar.
  3. Hablas mal de tu trabajo y empresa constantemente. ¿Por qué estás en ese trabajo si no te gusta?
  4. Miras la hora constantemente para ver si llega la hora de salir. Te aburres en tu trabajo, es muy mal síntoma.
  5. Tienes roces muy frecuentes con tus compañeros. Roces tenemos todos, pero si son frecuentes, algo no funciona bien.
  6. Los trabajos de los demás siempre parecen mejores que el tuyo. Significa claramente que no te gusta tu trabajo.
  7. No te gusta lo que haces. Si no te gusta, ¿por qué sigues empeñado en ello?
  8. Haces formación que no tiene que ver con tu trabajo. Puede significar que tu trabajo no te importa.
  9. No tienes más aspiraciones en tu empresa. Has acabado un ciclo y debes comenzar uno nuevo.
  10. Estás quemado. Debes cambiar inmediatamente de trabajo.

Si has respondido SI a alguna de estas premisas, o si te sientes identificado al leerlas, analiza por qué te sientes así y piensa que aunque sientas que tu ciclo haya acabado en tu trabajo, aún puedes tomar acción para cambiarlo y seguir trabajando en la misma empresa.

Si aún así quieres saber acerca de cómo cambiar de trabajo, te recomendamos los siguientes libros: