Muchas personas no se atreven a decir que no cuando se les pide algo por miedo a sentirse malas personas. Creen que pueden ser rechazadas y tratadas de egoístas por no estar siempre dispuestas para los demás y solo tratan de agradar a todo el mundo.

Si decir que no te hace sentir culpable, entonces es menos probable que lo hagas. Pero como a veces decir que no es una necesidad te ofrecemos 7 técnicas que te ayudarán a decir que no sin sentirte culpable.

DECIR-QUE-NO

1. Reconoce que tu tiempo y prioridades son valiosos

Ser claro acerca de lo que es verdaderamente importante para ti es el primer paso para decir no sin sentirse culpable. Cuando más sabes lo que quieres en la vida, serás más deliberado acerca de cómo pasas tu tiempo. Será más fácil de ver cuando las obligaciones, tareas y responsabilidades encajan en tu plan de vida ideal, y cuando no lo hacen. Este conocimiento te da el poder para decir “sí” primero a las personas y las cosas en línea con tus valores, y “no” libre de culpa a las cosas que no lo son.

2. Di “no por ahora” o “no de momento”

Una manera fácil de decir que no sin sentirse culpable es decir “no por ahora”. He aquí cuándo utilizar este enfoque. Si la oportunidad se presenta y realmente quieres estar involucrado en ese proyecto, pero ya estás saturado, puedes intentar un acercamiento de esta manera: “Yo estaría encantado de ayudarte con esto en un mes, después de haber resuelto algunos de mis otros proyectos”. Esta respuesta demuestra que realmente estás interesado en la nueva oportunidad, pero eres simplemente un buen administrador del tiempo y además en realidad no tienes que decir la palabra no. Así que este enfoque es completamente libre de culpa.

3. Consúltalo con tu almohada

A veces, nuestro impulso es decir que sí a algo de inmediato, simplemente para que podamos evitar los sentimientos de culpa que vienen con decir que no. Haz que sea un hábito retrasar tus síes, o en otras palabras, consúltalo con la almohada. Aléjate de la situación, consulta tu calendario, y discute la posibilidad con los miembros de tu familia o un amigo. Este enfoque te permitirá tomar una decisión racional, en lugar de una emocional. Ya sea que tu respuesta final sea sí o no, puedes tomar tu decisión sin sentirte culpable porque su decisión es pensada y deliberada.

4. Di que sí a algo más pequeño

Una excelente manera de decir no sin sentirse culpable es decir sí a una parte más pequeña de la oportunidad inicial. Por ejemplo, cuando no eres capaz de tomar la iniciativa en la organización del partido de la clase de tu hijo, piensa en otras maneras de contribuir. ¿Podrías ayudar a preparar algo de antemano? ¿Hay alguna otra persona que pueda recomendar a un líder del proyecto, y luego apoyarlo en este esfuerzo? De esta manera se puede decir que no sin culpa, todavía estar involucrados en la diversión, y evitar tomar más de lo que puedes masticar.

5. Sé honesto

Si la oportunidad es simplemente más de lo que puedes manejar en este momento, debes ser honesto al respecto. Piénsalo de esta manera… tener a alguien en un proyecto en el que es incapaz de cumplir con los deberes es una mala situación para todos los involucrados. Ya sea debido a la falta de tiempo, o porque no tiene el conjunto de habilidades adecuado, o por estar muy lejos de su zona de confort. Reconociendo que no eres la persona adecuada para el trabajo y comunicarlo a las demás partes del equipo con honestudad ahorra a todas las partes de frustración y arrepentimiento. Además, te enfocas a reconocer la importancia de lo que se está preguntando y se respeta el deseo de la otra persona para un resultado exitoso.

6. Muestra tu gratitud

Si alguna vez has estado en el lugar de tener que pedir las cosas, seguramente sabrás que es muy incómodo escuchar que no, tal y como para la persona lo es decirlo. Suaviza tus síes con una muestra de gratitud. Un sincero “gracias por invitarme a hacer esto” de por sí ya recorre un largo camino para ablandar un no. Esto ayuda a que la persona que está en el lado del receptor tenga la oportunidad de apreciar que simplemente no es una buena opción para ti.

7. Ensaya tu guión de “decir que no”

Tener algunas maneras respetuosas de decir “no” amablemente te ayudará a reunir el coraje para rechazar ofertas sin sentirte culpable. He aquí algunas frases diferentes a considerar y para practicar. Encuentra las frases que más se encajan a ti.

  • Esto está realmente fuera de mi zona de confort / nivel de habilidad / área de especialización, pero gracias por preguntar.
  • Yo no soy la mejor persona para ayudarte en esto. ¿Por qué no le preguntas a __________ ?
  • Esto es un poco más de lo que puedo asumir en este momento. ¿Hay otra manera de que pueda ayudar con este proyecto en una menor capacidad?
  • Gracias, pero este proyecto no encaja en mi agenda en este momento.
  • Lo siento, pero esto no se ajusta a mis prioridades en este momento .
  • No, no estoy disponible, pero me halaga que me lo hayas pedido.
  • Gracias por la oferta, pero voy a tener que pasar este momento.
  • Este nuevo proyecto suena muy bien, pero he estado muy centrado en el proyecto que me han asignado la semana pasada. ¿Cuál es una prioridad mayor para ti?
  • Gracias por preguntar. ¿Te puedo dar mi respuesta antes del viernes?

Recuerda, decir que no es una parte muy importante de tener el control sobre tu tiempo y lista de tareas pendientes. Pero con estas siete estrategias en la mano, se puede decir que no y también decir adiós a la culpa por ello.