Motor y motivación son palabras que tienen la misma raíz latina, motio, que quiere decir mover. Un motor genera la energía mecánica necesaria para que un vehículo se mueva de un lugar a otro, mientras que la motivación es el combustible que te permite generar la energía que necesitas para alcanzar los objetivos que te propones.

COMBUSTIBLEAsí como existen diferentes tipos de combustible para lograr el máximo rendimiento de un motor, también existen diferentes tipos de motivaciones con las cuales puedes ponerte en marcha. La clave está en elegir el combustible correcto que te lleve a la acción.

A continuación te presento tres tipos de combustible con los que puedes alimentar tu motor:

La gasolina con plomo o motivación extrínseca: te dará una aceleración rápida al inicio de la carrera y te permitirá ponerte por delante de tus competidores, pero es de las más contaminantes y no se recomienda para trayectos largos. Es la motivación que está fundamentada en factores extrínsecos como el dinero, premios y regalos. Está demostrado que la motivación asociada a factores externos es de apenas un 30%.

La gasolina sin plomo o motivación intrínseca: es un combustible más barato que el anterior y es el más recomendado para carreras de largo alcance. Es la motivación que proviene de los factores internos de cada uno de nosotros y que permiten disfrutar del camino. Estos elementos pueden ser la vocación que tienes por lo que haces, la pasión con la que haces tu trabajo, el reconocimiento o el sentido de pertenecía.

La Biogasolina o motivación trascedente: es el combustible menos contaminante de todos y cada vez es más utilizados en los motores de hoy. Es la motivación relacionada con el impacto de nuestras acciones en otras personas y en nuestra sociedad. Es obtenida a través de actividades de voluntariado, donaciones a grupos desfavorecidos y a través de nuestra participación en organizaciones sin fines de lucro que promueven la igualdad, educación y combaten la pobreza.

Estos son los principales combustible que puedes encontrar para surtir tu motor a lo largo de la carrera. Ahora solo falta que identifiques aquel que mejor se adapta al funcionamiento de tu motor… ¡y ponerte en marcha!

Fuente:

BUSCATE LA VIDA. Coaching y cuadro de mando personal para ser más feliz