Hoy cumplo 1 año más de vida. Y le doy gracias a Dios por ello. Si puedo definir mi vida en una frase es “Persigue tus Sueños“. Te cuento por qué…

Estudié en un colegio Jesuita llamado San José, donde me grabaron la frase: “Ser más para servir mejor“. Yo elegí estar en este colegio, y eso lo sabe mi madre, mi tía y mi abuela. Pese a que me gustaba mi colegio, nunca logré encajar. Algunos de mis compañeros de clase se metían mucho conmigo. A veces sentía que no podía destacar porque se meterían más conmigo.

 

La opinión de alguien no tiene que ser tu realidad.

Cuando ingrese a la universidad, me hice el firme proposito de cambiar mi vida. Ya no estaban esas personas que trataban de minimizarme, y fue ahí cuando me creí lo de “TÚ PUEDES”. Fueron 5 años muy buenos en la universidad. Conocí mucha gente, me sentía orgulloso de mí, de mi esfuerzo. Trabajaba, estudiaba, jugue en la seleccion peruana de basket y obtuve muchos reconocimientos. Jugué contra jugadores de la NBA. Época gloriosa.

Me dí cuenta de que si creía con el corazón en algo, lo podía hacer.

Un día me rompí el peroné derecho jugando basket. Me operaron y el médico me dijo que mi recuperación iba a demorar al menos 1 año. Y que volvería a jugar basket en 1 año y medio. Estaba devastado, y renegaba de mi mala suerte.

Alguien arriba, solo quería darme una dosis de humildad. Me sentía motivado. Y así empecé mi rehabilitación, fue muy dolorosa, pero quería volver a jugar basket y sobre todo caminar bien.

Trabajé muchas horas al día en mi recuperación. Mi sueño era jugar el primer partido del campeonato en marzo. Me operaron un 31 de octubre. Durante 4 meses me decían los medicos y otras personas que no podía, pero yo y mi mente decíamos lo contrario.

Siempre he creído que existe un “Guerrero” dentro de mí. Dicho y hecho, el primer partido del campeonato lo jugué, con un poco de miedo pero jugué. Y ese año salí mejor jugador del campeonato, mayor encestador, y campeoné con mi equipo.

 

Me prometí que nunca más iba a olvidarme de mis sueños.

En el Perú me sentía atascado, y decidí salir del Perú y conocer Europa y estudiar ahí una temporada. Dios me lo dio después de mucho pedir. Estudie un MBA, un Máster en Dirección de Proyectos, una especialización en eBusiness en Alemania, un Máster en Coaching y un PhD (falta terminar la tesis).

Fueron los mejores años de mi vida intelectual. Aprendí mucho. Y en esta época cayó en mis manos el libro “La semana laboral de 4 horas“. Y mi vida cambió para siempre.  Y empecé a construir un negocio en internet, que me permitiera trabajar desde cualquier sitio, a mi ritmo, y que no dependiera de ningún trabajo para vivir bien.

 

Aprendí después de mucho buscar, que los ganadores, la gente que es exitosa, la gente que es feliz, son personas con buenos hábitos

Dejé de fumar después de años de lucha por dejarlo, empecé a levantarme a las 6am para aprovechar el día, leo la biblia todos los días, he dejado de beber alcohol (no era un borracho, simplemente ya no bebo), y he empezado a comer más sano. Es un camino difícil, pero si no duele, despues no se goza.

Como te has dado cuenta, cada mejora en mi vida, ha sido gracias a una motivación que tenia dentro de mí. Si algo he aprendido en estos años de vida, es que nunca debemos dejar de Perseguir Nuestros Sueños, porque son nuestra MOTIVACIÓN. Y una vida sin motivos, no es vida. Hoy soy feliz, pero aun tengo varios sueños.

¿Y sabes qué? Los voy a compartir contigo en este blog. Voy a contarte mis experiencias, mis métodos, lo que voy aprendiendo para MOTIVARTE. Aunque sea un poquito.

 

Mi próximo sueño es tener una vida más saludable, hacer crecer mi negocio, y compartir con otros mis experiencias.

No dejes que nada ni nadie, te quite tus sueños, tus ganas, tu felicidad. Lucha por ellos, y yo intentaré ayudarte desde aquí.

En el dia de mi cumpleaños, quiero agradecer a Dios por darme siempre lo mejor. A mi madre, a mi tía Francis y a mi abuela Julia por corregirme y darme mucho amor. A mi padre, a mis hermanas, a Luciana, a Leire, a mi familia. A mis amigos, a todas las personas que me han ayudado (nunca me olvidaré de todos ustedes). Siempre estaré ahí cuando me necesiten.

 

Siempre hay que ser agradecido. Por un nuevo dia de vida, por la salud, por la tranquilidad, por el trabajo, por el sol, porque podemos estar con los nuestros.

Sueña aunque no te lo permitan. Cree que tú eres el elegido, da lo mejor de ti. Reclama lo que es tuyo. Vas a caer muchas veces, pero tu grandeza te ayudará a levantarte y seguir luchando por alcanzar tus sueños…  Yo tengo un sueño y tu?