Las personas que tienen éxito son aquellas que entienden que en la incertidumbre y en la adversidad se encuentran las grandes oportunidades. Son personas que observan la realidad con objetividad y asumen una actitud positiva frente al entorno, incluso cuando en algunas oportunidades hayan fracasado. Pero ¿cuál es la característica fundamental que describe a una persona de éxito? La respuesta es sencilla: son personas que se atreven.

Una de las razones principales por la cual dejamos de atrevernos a asumir riesgos, es la comodidad que nos representa estar en nuestra zona de confort. Es el lugar donde nos encontramos a gusto con todo y tenemos la sensación de que lo controlamos todo o casi todo. Sin embargo, cuando se trata asumir nuevos retos y experimentar nuevas experiencias, el punto clave está entrar en la zona mágica;  el lugar donde empezamos a experimentar cosas que no hemos experimentado nunca, y donde empiezan a pasar cosas maravillosas que no conocemos porque todavía no hemos estado allí. Es la zona de los grandes retos.

 zona_de_confort_y_magia

Es la zona donde renunciamos a la comodidad y a la rutina, con la convicción de que arriesgarse vale la pena. ¿Cómo podemos saber si nos va a ir bien o mal si nunca lo hemos intentado?. La clave está en entender  que para lograr resultados diferentes hay que hacer cosas diferentes. Además, salir de la zona de confort implica también vivir la vida con intensa pasión, haciendo aquello que nos gusta y que normalmente no hacemos porque siempre habrá quien te diga que de eso “no vas a sacar nada bueno”.

Al final del día, independientemente de que hayas fracasado, seguramente habrás obtenido algún aprendizaje que te permitirá hacer las cosas mejor en la próxima oportunidad. Entonces, si de todas formas se gana, ¿Por qué no atreverse?