Te has preguntado alguna vez o muchas veces en tu vida “Por qué me pasa esto a mi?” En algún punto todos lo hemos hecho, y es verdad, la vida no siempre es justa y es precisamente por eso que te quiero hablar hoy de la Inteligencia Emocional.

Tal vez suene exagerado decir que ella puede salvar tu vida, pero lo digo porque aún muchas personas no han entendido la importancia que tiene en la salud y en la vida de todos. Hoy te explicaré por qué la Inteligencia Emocional salva vidas!

¿Qué es la Inteligencia Emocional (IE)?

Te voy a dar dos ejemplos opuestos: ¿Has visto a esas personas que les ha pasado de todo en la vida, como graves tragedias, y aún están en pie, sonrientes y positivos antes la vida? ¿O has visto a esas personas que caen en severos cuadros de depresión por situaciones económicas, relaciones de pareja tormentosas o problemas emocionales arrastrados durante años?

Tal vez pensarás que estos casos son extremos y que no todos somos así… Es verdad, pero ninguno de nosotros está exento de pasar por situaciones difíciles, ninguno de nosotros es superior o inferior a esas personas y lastimosamente, algunas de ellas ya no están para hacer las cosas de una manera diferente.

Tu sí sigues aquí, tu sí puedes escoger cómo afrontar lo que no planeaste e influenciar tus decisiones y emociones para lograr lo que sí tienes planeado y empezar a ver cambios en tu vida ya mismo.

La Inteligencia Emocional es la capacidad de conocernos emocionalmente y conocer también a las otras personas para aprender a relacionarnos con ellas de una manera más adaptada a sus personalidades y emociones para obtener mejores resultados en todas las áreas de nuestra vida: profesional, familiar, de relación de pareja, de amigos, etc.

Y esto quedó demostrado con estudios en los que comprobaron que el coeficiente intelectual pierde importancia en relación a la inteligencia emocional en lo que respecta a lograr el éxito en la vida. Alguien dijo alguna vez algo así: “A las personas las contratan por su coeficiente intelectual y las despiden por falta de inteligencia emocional”.

inteligencia emcional

Los 5 elementos de la Inteligencia Emocional

Según Daniel Goleman, el creador del término Inteligencia Emocional, hay 5 elementos sobre los cuales se sustenta y los que nos dan las pautas para para lograr dominar con práctica esta habilidad:

1. Autoconocimiento

La habilidad de entender tus propias emociones y comportamientos. No es simplemente conocer qué me gusta y qué no me gusta, es entender qué me genera ciertos comportamientos o estados de ánimo: Qué estoy sintiendo? Por qué estoy de mal humor? Por qué me entristeció esa situación? Por qué siento envidia de esa persona? Y cuando puedas darle un nombre a la emoción que experimentas y entender la causa que la genera, sabrás cómo cambiarla o al menos controlarla.

2. Autocontrol o dominio de tus emociones

Es aquí cuando tomas el timón de tu vida y aprendes a manejarte, a no dejarte llevar por lo que sientes. Cómo? Entendiendo QUÉ sientes, POR QUÉ lo sientes y poco a poco reemplazando tus pensamientos por otros que te generen sensaciones de bienestar como: agradecimiento, evaluar diferentes puntos de vista, pensar en algo que te guste hacer, planear una actividad o viaje venidero, etc.

3. Motivación

Todos sabemos qué es, pero muchas veces nos cuesta tanto encontrarla en las cosas que hacemos a diario, y aunque no lo creas, es clave encontrarla, identificarla y alimentarla. Eso será lo que te mueva para todos los días levantarte y hacer las cosas con el impulso que necesitas para avanzar.

Pregúntate “Por qué hago esto?” (por muy obvio que sea), y cuando tengas una respuesta, pregúntate de nuevo “Por qué?” o “Para qué?” y así sigue respondiendo hasta que llegues a la razón más profunda que sale de tu alma.

4. Empatía

La empatía es ponerte en los zapatos de los demás, así de sencillo. Sal de tu cuerpo, de tus pensamientos, de tus problemas y conéctate con las otras personas, aprende a escuchar, sé curioso y busca comprender qué hay detrás de sus actitudes, de sus acciones. Cuando lo haces empiezas a entender muchos comportamientos que antes sólo criticabas.

5. Habilidades Sociales

Esta se relaciona con la anterior y aquí ya empiezas a interactuar no de una forma empírica, sino sabiendo exactamente qué decir a quién y cómo decirlo, ya sabes cómo tratar a las personas según su personalidad, emociones, gustos, y, por tanto, tendrás mejores resultados a la hora de obtener lo que quieres de ellos. Mejorarás tus relaciones cuando aprendes a entender a las personas y saber qué les gusta o les disgusta.

inteligencia_emocional

Salva tu vida a partir de hoy!

¿Qué tanto te conoces emocionalmente? ¿Sabes exactamente qué causa las emociones que experimentas durante el día? ¿Qué tanto conoces las emociones o sentimientos de los que te rodean? ¿Sabes cómo manejar las emociones a tu favor y no al contrario?

Una vez un cliente me preguntó ¿Cómo sé si soy inteligente emocionalmente? Aquí te dejo algunas recomendaciones para que empieces a cultivar la Inteligencia Emocional en tu rutina diaria:

1. Ten una vida activa, haz ejercicio, baila, trota o haz cualquier otra actividad física que te permita relajarte y despejar tu mente de las situaciones del día a día. Esto también genera endorfinas que te darán una sensación de bienestar.

2. Poco a poco ve eliminando hábitos mentales tóxicos, es decir, suponer o asumir cuando no sabes algo, envidiar a otras personas y enfocarte en eso en vez de enfocarte en qué puedes hacer tu, victimizarte por todo lo que te pasa creyendo que el mundo conspira contra ti, etc.

3. Aplica la regla del 2×1, por cada pensamiento negativo que identifiques remplázalo con 2 positivos, esto atraerá cada vez más cosas positivas a tu vida.

4. Aprende a poner límites. Esto hará que las cargas emocionales que tienes por no decir “no” más a menudo se liberen y te quites un peso de encima.

5. Aprende de tus errores y avanza, no te quedes en el pasado, planifica tu futuro, pero actúa en el presente. Siempre mira hacia adelante.

6. Busca aprender, intenta leer un poco más sobre temas que te inspiren y que te motiven, esto te ayudará a tener nuevas ideas y alimentará tu espíritu.

7. ¡Respira! Cuando sientas que estás al borde de un colapso, o de una discusión, respira profundamente varias veces, tómate tu tiempo para hacerlo y siente cómo la respiración calma tus impulsos y pensamientos.

Recuerda que la angustia, el stress, la tristeza, los celos, la ira, y otras emociones consideradas negativas, son sólo dañinas cuando no sabemos manejarlas y exteriorizarlas para que no afecten nuestra salud mental y física. Podemos enfermarnos, morir o ser desdichados toda la vida hasta que no aprendamos a conocer y manejar nuestras emociones.

Así que, empieza a entrenarte para ser emocionalmente inteligente y tus días empezarán a ser más coloridos.