La vida es un espejo de tu interior. En este vídeo vas a descubrir qué es y cómo utilizar la ley del espejo para tu propia evolución personal.

¿Qué es la ley del Espejo?

La ley del espejo básicamente afirma que el mundo exterior actúa como un espejo para nosotros y que lo que ese espejo refleja no es más que nuestra propia luz y nuestra propia sombra. Es decir, nuestro mundo interior.

Cuando llegas a entender e interiorizar esta ley, automáticamente se transforma tu forma de ver la vida. Te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie, sólo de ti mismo.

Que la causa de todo aquello que experimentas y de aquello que los demás te muestran, está en ti.

De repente, tus problemas se convierten en fuente de aprendizaje, esas emociones negativas que alguien te despierta se convierten en hilo conductor para sanar algo en tu interior, o para empezar a permitirte algo que tú no te estás permitiendo.

Cuando logras comprender el fondo de esta ley y empiezas a aplicarla en tu vida, abres las puertas de tu autoconocimiento personal para crear la vida que tanto quieres.

Entiendes que, lo que nos molesta en los demás, es algo nuestro, que no estamos viendo o no queremos ver. Que los demás sólo te refleja en aquello que tú has de sanar permitir o liberar en ti.

Y cuando lo haces cuando se haga su interior como por arte de magia tu espejo empieza a reflejar que otra realidad distinta. No sólo tú te has transformado el reflejo del espejo tu mundo exterior también se transforma.

Vídeo: La ley del Espejo

Ejercicio de la ley del Espejo

Muchas veces escucho: “porque siempre atraigo hombres casados o que no quieren comprometerse”, “porque no tengo dinero”, “porque tengo este trabajo tan estresante”.

Vamos con el ejemplo de: “no encuentro una pareja que me quiera de verdad”.

Dime, ¿te quieres de verdad? Medita esto en un lugar tranquilo, sin ruido, cierra los ojos y pregúntate a ti mismo. Si tu respuesta es no, ahí tu decisión es vital, porque si decides cambiar esa creencia y empiezas a quererte mucho, pronto un milagro llegará a tu vida en forma de amor. Te voy a dar una técnica que te ayudará si tienes esta creencia.

Cada día, a penas te levantes, antes de notar que tienes el pelo como un remolino o de miccionar, mírate al espejo, mira tu reflejo y dile a tu yo: “Christiam, te amo y te acepto completa y profundamente”. Hazlo todos los días al menos durante 21 días. Yo lo hago todos los días del año. Ya me contarás qué milagros te llegaron.

Recuerda, la vida es un espejo de tus juicios y creencias, de tu inconsciente o de aquello que necesitas para tu evolución y desarrollo.