Estoy seguro que has escuchado hasta la saciedad la palabra Liderazgo, pero ¿alguna vez te has preguntado si tú eres un líder? ¿Tienes alguna experiencia donde el líder hayas sido tú? ¿Piensas que el liderazgo aplica únicamente para altos cargos en empresas o gerentes de grandes proyectos? ¿Conoces de qué trata el liderazgo situacional?

Generalmente, la palabra liderazgo suele asociarse el mundo organizacional y empresarial, ya que es justamente allí donde se empiezan a estudiar las variables que influyen en el éxito de grupos y equipos en cuanto a su eficiencia, efectividad y consecución de objetivos. En este sentido, empiezan a escribirse las primeras teorías del comportamiento en estudios realizados en la Universidad de Iowa, donde se exploraron los tipos de lo liderazgo como el autocrático, democrático y laissez-faire o liderazgo libre. De igual modo, luego de hacer varios estudios sobre el tema, Paul Hersey y Ken Blanchard introducen un nuevo estilo; el liderazgo situacional.

Esta teoría de liderazgo propone que el éxito de un líder radica principalmente en su influencia sobre un grupo de acuerdo a las situaciones o circunstancias que se presentan. De modo que, dependiendo de la situación que plantee el entorno, una persona podrá influir en los demás siempre y cuando tenga la capacidad de asumir un comportamiento u otro en una situación determinada y lograr mover a otros a seguirle.

Lo interesante del liderazgo situacional es que trasciende el mundo organizacional y nos brinda la oportunidad de vivirlo en los diferentes roles que vivimos día a día. Probablemente a ti también la vida te haya dado la oportunidad de ser líder. Quizá alguna vez has tenido que llevar a cabo acciones que han repercutido en los demás y que han animado a otros a seguirte. Imagina las situaciones que te pone la vida y piensa cómo puedes ayudar, qué actitudes y acciones puedes tomar para que ese escenario que estás viviendo pueda mejorar, cómo hacer que una situación adversa se convierta en una oportunidad para mejorar o lograr cosas importantes como colectivo. El liderazgo también es una decisión. Muchas veces no actuamos porque es mucho más cómodo no hacer nada o esperar que lo hagan los demás.

Si no te has planteado estas preguntas, hoy tienes la oportunidad de hacerlo. Recuerda siempre que el liderazgo es una actitud y que siempre existe alguna manera de agregar valor en una situación independientemente de tu edad, sexo, color, raza o cultura.