Formas de Rejuvenecer tu Cerebro

7 Formas Fáciles de Rejuvenecer tu Cerebro

¿Quieres tener un cerebro joven (habilidades cognitivas) sin esforzarte demasiado? Hoy te revelamos formas científicamente probadas de estimular tu inteligencia y porder tener rejuvenecer y actualizar tu cerebro.

Entrena tu Cerebro

Deja de Alimentar tu Comodidad

Cuando te sientes cómodo y tu vida es tranquila, tu cerebro secreta sustancias como la dopamina y la serotonina, llamadas “hormonas de la alegría“, para que te sientas feliz y satisfecho.

Sin embargo, lo que trae alegría aquí y ahora, no siempre es beneficioso a largo plazo. El confort mental permanente es perjudicial para tu cerebro.

Sin estimulación regular en la comunicación entre las neuronas del cerebro, que proporcionan el procesamiento de la información, hace que se atrofien gradualmente. En consecuencia las redes neuronales se simplifican y ya no son tan eficientes en la construcción de objetos inteligentes complejos.

El cerebro humano funciona como los músculos, cuando no trabajan, se debilita y pierde su funcionalidad. Sin embargo, la actividad cerebral aumenta el número de conexiones interneurales, y mejora la capacidad regenerativa del sistema nervioso, conocido como neuroplasticidad.

Michael Merzenich, pionero en el estudio de la neuroplasticidad, cree que el entrenamiento periódico del cerebro más allá de lo habitual es esencial para la salud mental. Es la voluntad de salir de la zona de confort, la clave para sostener cambios positivos en el cerebro.

La búsqueda de nuevas experiencias, el dominio de nuevas competencias permite al cerebro interactuar activamente con el mundo que nos rodea, mejora la neuroplasticidad y, por lo tanto, desarrollarse. Nos volvemos mejores sólo en territorio no desarrollado, no donde estamos cómodos.

¿Qué significa esto de practicar? Tan a menudo como sea posible, trata de hacer algo nuevo y poco común. No importa si son pequeñas cosas como comer con la mano izquierda, ir al trabajo por una nueva ruta o caminar unos kilómetros (si aún no lo has hecho).

Enfócate en el Ahora

El método más simple (¡y científicamente probado!) para hacer esto es practicar la meditación. Silenciar tu cerebro requier de una buena cantidad de concentración.

Existen numerosos estudios que confirman que la meditación aumenta la materia gris en el cerebro, mejora la memoria, la atención, consolida diferentes partes del sistema nervioso, reduce el estrés, etc.

Aunque la meditación está asociada con la calma y relajación física, muchos practicantes han observado que la meditación también proporciona beneficios cognitivos y psicológicos que persisten durante todo el día.

Practicar meditación sólo 5-10 minutos, puedes mejora físicamente tu cerebro. Suena fantástico, ¿no? Desafortunadamente, a pocas personas les gusta esta simple y poderosa solución.

Te puede interesar >>> Curso DESATA TU PODER ILIMITADO

Lee todos los días

Leer, a pesar de su aparente simplicidad, es una herramienta muy poderosa para mantener tu capacidad intelectual.

Leyendo unas líneas, tu cerebro hace una enorme cantidad de trabajo: percibe símbolos abstractos, los descifra y luego construye objetos intelectuales complejos a partir de ellos. Y no importa, si es un libro sobre desarrollo personal, un artículo en Internet o una novela de Dostoievski.

El cerebro de un lector se puede comparar con una orquesta sinfónica. Al igual que diferentes secciones de los instrumentos, diferentes partes del cerebro trabajan juntas, proporcionando la capacidad de decodificar el texto escrito para traducirlo en una forma que es comprensible para las neuronas.

Estudios han demostrado que sólo 6 minutos de lectura al día pueden reducir el estrés en un 68%. También puede aumentar la empatía, y por lo tanto tu inteligencia emocional. Además, la lectura también es una gran manera de obtener nueva información o experiencia única, para darle a tu cerebro la novedad que necesita.

Si te resulta difícil encontrar tiempo, utiliza espacios libres cuando vayas a trabajar o esperar en colas.

https://www.instagram.com/p/B0OV3YlFUaG/?utm_source=ig_web_copy_link

Llevar un diario o blog

Otro buen hábito saludable para el cerebro es registrar lo que te está pasando todos los días, tanto en el mundo exterior como en el mundo interior.

Estos son solo algunos de los beneficios de esta práctica:

  • Ayuda a mantener momentos importantes en la memoria;
  • Te permite analizar tranquila y consistentemente tu comportamiento;
  • Tiene un efecto psicoterapéutico;
  • Desarrolla tu creatividad;
  • Te ayuda a planificar y priorizar.

Numerosos estudios han demostrado que llevar un diario ayuda a las personas a sobrellevar mejor los eventos estresantes, alivia la ansiedad e incluso mejora el sistema inmune.

Escribir aumentar la actividad cerebral, el procesamiento, la preservación y la extracción de información. Ayuda a centrar la atención,  mejora la memoria a largo plazo, y le da al cerebro tiempo para la reflexión.

Hacer Ejercicio

Te guste o no, la actividad física puede tener un efecto poderoso sobre la función cognitiva y tu estado mental general. Para mejorar la función cognitiva, es necesario entrenar no sólo el cerebro, sino tambien el cuerpo.

El sistema nervioso central no funciona por sí solo: sino apoyado por otros sistemas del cuerpo, como el sistema circulatorio. El entrenamiento mejora el flujo de oxígeno y nutrientes al cerebro, afectando así directamente su actividad.

Incluso los ejercicios aeróbicos simples, como 30-45 minutos de ejercicio caminando tres veces a la semana, ayudan a detener los cambios relacionados con la edad en el cerebro, mejorar la memoria episódica en un 20%.

Otro estudio afirma que sólo 7-10 minutos de ejercicio mejoran la formación de conexiones entre las regiones cerebrales que son responsables de la formación de la memoria. El rendimiento cognitivo mejora casi al instante.

Además, durante la actividad física, el cerebro produce neurotransmisores como la dopamina y serotonina, que mejoran tu estado de ánimo.

Los estudios muestran que la actividad física es uno de los antidepresivos más potentes junto con la psicoterapia y la medicación.

Permítete un “No Hacer Nada” Razonable

El trabajo excesivo puede ser contraproducente. A veces tenemos que cambiar y permitirnos no hacer nada por un tiempo. Nada en absoluto. De hecho, rara vez practicamos no hacer nada.

Incluso si no realizas tus deberes directos, probablemente pasar el rato en Internet, beber café o comunicarse con alguien, estás haciendo algo de todos modos y cargando tu cerebro. Sólo estás viviendo tiempo en vano.

Mientras tanto, el hacer nada consciente puede traer mucho más beneficio. Esta es una buena manera de reenfocar tu conciencia y ayudarte a prestar atención al momento actual.

El tiempo invertido en el máximo silencio y soledad puede mejorar tu atención, productividad y creatividad. La ciencia también confirma que el silencio y la paz pueden hacer mucho bien para tu cerebro.

Un estudio de Imke Kirste, un neurocientífico de la Universidad de Duke, demostró que dos horas de silencio al día estimulan la formación de nuevas células en el hipocampo, el área del cerebro donde se produce la formación de la memoria.

El neurofisiólogo Marcus Reichl sostiene que las mejores ideas le llegaron en momentos tan tranquilos de no hacer nada.

Eso es lo que el escritor y periodista científico Oliver Berkman aconseja…La capacidad de no hacer nada te ayudará a recuperar el control de tu atención en otros momentos.

Tip PRO: Planifica el tiempo de “no hacer nada” como si estuvieras planeando otras tareas como visitar clientes, ir a bailar o ir a clases de inglès.

Dormir dos veces al día

En cuanto al efecto del sueño en el cerebro, hay dos aspectos.

Primero, tu cuerpo necesita un sueño nocturno completo y por ello es beneficioso aprender técnicas para dormir. Y a pesar del hecho de que el cerebro en este momento todavía funciona, un modo especial de actividad nocturna es vital.

Los científicos han establecido que la duración óptima del sueño es de 7-8 horas. Este período nos proporciona un descanso adecuado. En este caso, si duermes menos o más, tu función cognitiva se reducirá.

Otro estudio encontró que los estudiantes que dormían ocho horas al día se desempeñaban mejor en los exámenes en comparación con aquellos que tenían menos tiempo para descansar la noche.

En segundo lugar, hay otro método útil de usar el sueño para mejorar su cerebro. Y es una siesta diurna corta (20-30 minutos). No sólo restaura la fuerza, sino que también contribuye al procesamiento de la información.

Investigadores de la Universidad de Bristol llevaron a cabo un experimento en el que demostraron que el sueño corto ayuda al análisis subconsciente de los datos obtenidos. Los participantes que tomaron una siesta durante 20 minutos fueron mucho mejores que otros al cumplir con las tareas que se les pidieron.

En Resumen

Prueba hacer algo nuevo, mantén tu cerebro ocupado y aumenta su neuroplasticidad.

Haz meditación, literalmente aumenta el número de células cerebrales grises.

Lee a diario, además de lo que aprenderás, reduces tus niveles de estrés y desarrollas tu inteligencia emocional.

Llevar un diario, te permite alcanzar varios objetivos a la vez: aumentar tus niveles de reflexión, estimulas tu conciencia y creatividad, y reduces el estrés.

La actividad física mejora la memoria y tiene un efecto antiestrés. Tómarse un tiempo para estar tranquilo – tiene un efecto positivo en la memoria y la creatividad.

Dormir 7-8 horas por la noche y tomar una siestas de 20-30 minutos maximizará tus habilidades cognitivas.

Espero que te haya gustado este artìculo, si es así, compártelo con tus amigos en las redes sociales. Muchas Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este Artículo!

Tus Amigos te lo Agradecerán!